Tamal de acelga, una tradición que perdura

La acelga es algo que en la casa no comemos mucho la verdad, pero en el tamal de acelga es otra historia, tengo que decir la verdad, estos tamales me vuelven loco, no se si sea por la combinación de del huevo con el sabor peculiar de la acelga, o por la salsa con la cual se sirve, o es un todo, una combinación perfecta en la cual nunca vas a tener una cucharada seca, todo el tamal siempre tiene un gran sabor o simplemente como son pequeños me como más de tres de un sentón, el punto es que esta receta ya tenía tiempo pidiendo la a Rosy, pero desde la primera vez que me regalaron un par de estos tamales fueron mi perdición y lo demás es historia, afortunadamente yo como siempre soy el que graba los videos, por lo que veo de primera mano cómo es la preparación y la verdad es que si son tardados de hacer, pero la verdad es que son muy fáciles de hacer y hasta me puedo jactar de que ayude a envolverlos llenándome así de mucha satisfacción y agregando un par de puntos en mis skills preparando comida.

Soy adicto a estos tamales de acelga, su sabor su textura y lo mejor es que son muy fáciles de hacer.

Ingredientes:

1kg de harina de maíz
6 huevos
6 manojos de acelga
150 gr de manteca (3/4 de taza de aceite de cocina, si no tienen manteca)
sal
1 1/2 cda polvo para hornear
Agua
6 jitomates
chile de árbol
1/2 cebolla
1 ajo

Preparación:

  1. Ponemos a cocer los huevos, cuando están cocidos, los pelamos y los picamos en rodajas.
  2. En un traste ponemos la harina, le agregamos la sal en medio y a las orillas ponemos el polvo para hornear, le agregamos la manteca y un poco de agua, revolvemos perfectamente hasta conseguir una masa uniforme, al terminar la dejamos reposar 5 minutos.
  3. A las acelgas se les quita el rabo, lo único que usamos es la hoja para envolver el tamal, si están rotas las hojas usamos una hoja chica para tapar el hoyo, o podemos usar dos de ellas para envolver un tamal, el envolver es muy fácil, solo se pone un poco de masa en las hojas, se pone un poco de huevo y para terminar se envuelve de manera que la acelga cubra por completo la masa y no deje salir nada (recuerden de dejar la parte final de la hoja boca abajo, para que el peso del tamal ayude a mantener la forma y no se nos abra a la hora de dejarlo ahí)
  4. Se acomodan los tamales en una vaporera, le agregamos un litro de agua le ponemos la rejilla y sobre la rejilla le ponemos en forma de cama las colas de las acelgas que le quitamos anteriormente, colocamos a fuego alto, y dejamos hierva 35 minutos, pasado el tiempo checamos como están los tamales si siguen aguaditos los dejamos 5 minutos más y volvemos a ver, si siguen aguados dejamos 5 minutos y así hasta que estén bien cocidos.
  5. En lo que se cocinan los tamales cortamos la cebolla, el jitomate y el ajo.
  6. En un sartén ponemos a acitronar la cebolla, después le agregamos el ajo y para terminar le ponemos el jitomate, le agregamos sal al gusto y dejamos que sazone 5 minutos.
  7. Le agregamos una taza de agua y dejamos que sazone nuevamente.
  8. Servimos los tamales en un plato hondo con el caldillo que hicimos, también se le puede poner pepita molida encima y está listo para comerse.

El encanto de la cochinita pibil

La cochinita pibil es una receta super representativas de México y pese a lo que pueden llegar a pensar muchas personas la preparación es sumamente fácil, se necesitan utensilios básicos como la olla express o olla de presión si quieres saber un poco sobre ella, te recomiendo que veas este video en el cual se explican lo básico que debemos tener en cuenta, básicamente ese es lo complicado de la receta, lo demás es super básico, con un sabor que a cualquier persona que la pruebe se hará fan de la comida Mexicana, el sabor característico que tiene esta receta se lo da el achiote es una especia que es muy característica, es único y si no lo conoces te recomiendo que explores ese sabor que te aseguro te fascinará.

El achiote es tan Mexicano que si no lo conoces te recomiendo le des una oportunidad en tu vida, me lo agradecerás.

Ingredientes cochinita:

2               Hojas de platano
1kg           Carne de puerco
150gr       Achiote
3               Ajos
1/4           Cebolla mediana
1/4 cda    Comino
1/2 cda    Oregano
8               Clavos de olor
8               Pimientas

Pasos de la cochinita:

  1. Tenemos que poner las hojas de plátano al fuego directo, las hojas tienen un color claro y un oscuro, en ese lado oscuro es de donde lo debemos de poner al fuego, y así veremos como cambia de color, no debemos dejar que se queme y así se pondrá flexible y después lavamos muy bien las hojas.
  2. En la licuadora ponemos el orégano, clavos, pimienta, cominos, cebolla, ajos, achiote, le ponemos un poco de vinagre blanco y 1/2 taza de agua, molemos todo muy bien.
  3. Forramos nuestra olla con las hojas de plátano, después le ponemos la carne de puerco, le echamos lo que mezclamos anteriormente para cubrir la carne, tapamos con las hojas de plátanos y dejamos macerar 24 horas, dentro del refrigerador.
  4. Sacamos la cochinita del refrigerador y lo ponemos al fuego, cuando comience a hervir le agregamos un poco de sal, la tapamos de nuevo con las hojas de plátano y la dejamos al fuego una hora hirviendo para que se cosa a la perfección.
  5. Retiramos las hojas de plátano, y las desmenuzamos con ayuda de un tenedor, en este punto la carne debe estar bien cocida que no cuesta trabajo desmenuzar, y está listo para comerse.

Ingredientes para las cebollas:

Cebolla morada
Vinagre blanco
Sal
Orégano
Chile habanero

Pasos de las cebollas:

  1. Rebanamos las cebollas y las partimos a la mitad (para que no este tan fuerte la cebolla la ponemos al chorro del agua).
  2. Rebanamos el chile habanero (tengan cuidado que es un chile muy picoso y podemos enchilarnos las manos).
  3. Los ponemos en un recipiente con un poco de sal, una cucharada de orégano, una taza de vinagre blanco.
  4. Le agregamos agua tibia hasta rebasar un poco las cebollas (gracias al agua tibia le bajamos el sabor tan fuerte que puede llegar a tener las cebollas).
  5. Las dejamos reposar 30 minutos y están listas para servirse.