Pan de muerto para nuestra ofrenda

El día de muertos en México es una de las tradiciones más fuertes de nuestro país, y precisamente por eso no debemos de dejar atrás esta fecha, este es el momento en el año el cual le dedicamos a las personas que ya no están con nosotros en cuerpo, pero que siguen en alma, ya que según nos contaron nuestros padres, llegan a visitarnos todos nuestros muertos, por eso se les pone una ofrenda, para honrarlos y para que cuando llegue en esa fecha puedan comer lo que a ellos les gustaba gozar en vida, este pan es muy significativo de un sabor delicioso y es fácil de hacer.

Las tradiciones no se deben de dejar pasar, siempre hay que recordar a nuestros muertitos y  con este pan de muerto mejor.

Ingredientes:

4 tazas           Harina
90gr               Mantequilla
1 sobre          Levadura
1/2 cda          Sal
4 cdas            Té de azahar
10 cdas          Azúcar
3/4 taza         Leche o agua
4                     Huevos
2                     Naranjas

 

Preparación:

  1. En la leche o agua tibia, ponemos el sobre de levadura y un par de cucharadas de harina,  bien revuelto y lo dejamos que fermente un poco (Si está fría la mezcla no sube el pan).
  2. Vamos a cernir nuestras 4 tazas de harina para quitarle todos los grumos.
  3. Le hacemos un hueco en el centro de la harina y ahí ponemos las 10 cucharadas de azúcar, los 3 huevos y la barra de mantequilla (a temperatura ambiente)  y la sal (esta se pone en la parte externa del volcán de harina para que no se mezcle con el azúcar), y vamos a rallar la piel de las dos naranjas (si rallamos hasta lo blanco de la cascara se amarga nuestro pan), mezclamos perfectamente hasta incorporar todo en una masa que ya no se nos pegue en las manos, agregamos el agua de azahar y seguimos mezclando hasta incorporar todo.
  4. La mezcla de la levadura ya se la agregamos a la masa, se amasa hasta incorporar perfectamente la mezcla, hasta que la masa no se debe de pegar en las manos ni en ningún lado más (este es el punto clave y no se deben de desesperar, ya que estaremos amasando aproximadamente 15 minutos), si vemos que la masa no esta agarrando la consistencia adecuada nos echamos un poco de harina en las manos y seguimos amasando, repetimos este último paso hasta que quede la masa perfecta.
  5. Hacemos un churro largo para hacer tres porciones iguales y una cuarta porción pequeña (esta es para hacer los adornos de los panes), y los hacemos bola.
  6. En una charola con aceite (puede ser aceite en spray, de cocina o mantequilla lo que gustes), ponemos las tres bolas de pan separadas, con la bola pequeña tenemos que hacerle a los tres panes un churro largo, con las manos abiertas dejamos que entre los dedos salga un poco de pan para que asemejen los huesos, colocamos dos de estos en cada pan en forma de cruz, al final una pequeña bola de pan en donde se cruza (repetir esto en todos los panes).
  7. Dejar reposar los panes de 45 a 75 minutos en un lugar donde no le pegue alguna corriente de aire, y que este a una temperatura ambiente, durante la espera pre calentamos el horno a 190º 15 minutos antes de que terminen de reposar los panes.
  8. Batimos un huevo, y barnizamos los panes.
  9. Metemos los panes al horno de 15 a 20 minutos a 180º (tenemos que revisar el pan como va quedando, si vemos que la costra del pan esta dorada es que ya está en su punto).
  10. Derretimos un poco de mantequilla y barnizamos los panes, después le espolvoreamos azúcar y dejamos que reposen 10 minutos y están listos para comerse.

Dulce de calabaza en tacha para día de muertos

Cada día nos acercamos una de las festividades que más nos gustan en casa, y esta es día de muertos, ¿por que crees que es nuestra época preferida? la respuesta es simple, comida, tradiciones y toneladas de dulce.

Esta es una receta que no tiene que faltar en cualquier ofrenda de día de muertos, tiene un sabor inigualable y lo mejor de todo es que es sumamente fácil de hacer, la hacemos en no más de una hora y el resultado es un conjunto de años en generaciones de tradición cien por ciento Mexicana, en algunos pueblos le llaman dulce de calabaza, en otros le llaman calabaza en tacha, yo le llamo el postre perfecto y acompañado con un poco de leche es una de las tantas recetas que me hacen estar orgulloso de ser Mexicano.

El dulce de calabaza en tacha acompañado con leche es un manjar, gracias a todos los años de sabiduría culinaria.

Ingredientes:

1 1/2 kg     Calabaza de Castilla
1                 Raja de canela
6                 Clavos de olor
1 1/2          Piloncillo
1/2             Taza de agua

Preparación:

  1. Primero vamos a cortar el kilo y medio de calabaza en trozos al gusto, de preferencia que esta este fresca, para que pueda tener el suficiente humedad y así poder soltar jugo, deben de saber que se puede comprar ya cortada la venden en el super, lo único que debemos de tener en cuenta es que a veces si tiene ya un rato que la cortaron puede estar un poco seca.
  2. El piloncillo es un endulzante que no es exclusivo de México, el pedazo y medio es mejor romperlo en trozos pequeños para que al momento de la preparación sea más rápido el poder hacerlo, así que hay que romperlo.
  3. En una olla colocamos la calabaza cortada y colocamos el piloncillo esparcido dentro.
  4. Le agregamos la media taza de agua y ponemos al fuego lento tapada.
  5. Después de 10 minutos al fuego la calabaza ah soltado parte de su jugo y el piloncillo empieza a disolverse en la mezcla, si vemos que no tiene suficiente agua le podemos agregar más agua al gusto.
  6. Cuando empieza a hervir y se comienza a ver una espuma del color oscuro significa que el piloncillo esta en su punto y está comenzando a reducir, es el momento de destapar la olla, y si cree necesario dejarla así para que se seque un poco la mezcla, o si lo decide es el momento de apagarle al fuego por que ya está lista para comerse.
En la casa nos gusta mucho con leche, sabe deliciosa.